Cuando Almazara La Erilla se convertía en un hogar durante 120 días

Hubo un tiempo en el que, entre diciembre y finales de abril, además de cumplir su función  como molino aceitero, Almazara La Erilla, se convertía en un “hogar” para los trabajadores que llevaban a cabo la producción anual de aceite.

Teniendo en cuenta la importante producción de aceituna, que se generaba en el campo del Valle de Lecrín, un total de 218.700 kilos por temporada, y que la recogida y producción se concentraba en unos 120 días, la actividad no cesaba durante  24 horas.

 

Catre y cocina en Almazara La Erilla

Esta circunstancia obligaba a las tres personas, encargadas de llevar a cabo al extracción del aceite de oliva en la almazara a permanecer allí día y noche para cumplir los plazos. De esta manera se evitaba  que la aceituna perdiera sus principales componentes y propiedades, a la vez que  se garantizaba la producción a los agricultores, ya que el proceso tradicional era lento y laborioso pues la obtención del oro líquido se llevaba a cabo con tracción animal.

En concreto la plantilla de la Almazara se componía de tres personas, un Maestro Molinero al que ayudaban dos  husilleros, personas encargadas de estar pendientes del husillo, tornillo sin fin que ejercía la presión sobre los capachos en  el proceso de prensando .

Testigos de esta circunstancia son los catres o chillas donde pernoctaban los obreros por turnos, dependiendo de sus cargos y tareas, y la pequeña cocina en la que aún se conservan los utensilios originales de antaño.

Cocina Almazara La Erilla

Cocina Almazara La Erilla

Además también se conserva aún  la  chimenea central, que era utilizada para llevar a cabo el proceso de prensado, cumpliendo una función primordial, ya que estaba permanentemente encendida garantizando una temperatura constante de entre 20 y 25 grados, para facilitar el proceso de prensado y hacer posible la manipulación del mastrujo, de esta manera los trabajadores podían disfrutar de una estancia cálida a la vez que utilizaban  el rescoldo de la caldera para el preparado de los alimentos.

Tanto los catres como la pequeña cocina  permanecen  actualmente intactos en Almazara La Erilla, mostrando al visitante el paso del tiempo y dando a entender  la función  de favorecer la  habitabilidad y la vida doméstica  a los peones de la almazara en sus duras y largas jornadas laborales.

Chimenea

Chimenea central Almazara La Erilla

 

 

 

 

Los comentarios están cerrados.

Copyright © 2015 Centro de Interpretación Almazara de las Laerillas Aviso legalintelligenia